domingo, 26 de febrero de 2017

LA IMAGEN DE LA MEMORIA EN EL HORMIGUERO

LA IMAGEN DE LA MEMORIA EN EL Hormiguero Casas
JUEVES 2 MARZO / 7PM

- BAJO EL PUENTE
Colombia. Dir. Miguel Alejandro Ortega. 10 min.
- CASA VACÍA
Colombia. Dir. Alejandro Jaramillo Hoyos. 24min.
- NOTICLOWN
Colombia. Kolectivo Antimilitarista. 7 min.
- FESTIVAL POR LA EQUIDAD Y LA SOLIDARIDAD
Colombia. Dir. La Distri. 18 min.
- RESPIRAR EL AGUA
Colombia. Dir. Silvie Ojeda. 26min.
- BOCONAS
Bolivia. Dir. Leonor Jiménez, Montserrat Clos. 68 min.
* Realizaciones propuestas por los espacios de exhibición y proyección.
- EL DORMILÓN QUE NOS DESPERTÓ
Colombia. Dir. Juan Camilo G. 12 min.




LA FUNDACIÓN DEL CRIC Y LA LUCHA INDÍGENA DEL CAUCA EN LOS AÑOS 70

La extensión de la propiedad terrateniente en los 60, como la dominación del terraje, fueron los detonantes de las procesos de resistencia que desembocaron en la creación del CRIC en 1971. 

En el Norte del Cauca el proceso de reforma agraria impulsado desde el INCORA abrió espacios de discusión y reflexión colectiva de campesinos e indígenas, articulados en la ANUC, sobre el derecho a la tierra y la reforma agraria. Además, militantes importantes no indígenas, como el sacerdote Pedro León Rodríguez y Gustavo Mejía, impulsaron procesos de lucha por la tierra entre campesinos e indígenas que permitió alcanzar un cúmulo de experiencias de organización popular que poco tiempo después serían importantes para la conformación del CRIC . Gustavo Mejía fundó para 1970 el Frente Social Agrario, FRESAGRO e impulsó las dos primeras asambleas del CRIC, su compromiso con la lucha por la tierra llegó a su fin cuando fue asesinado en Corinto el primero de marzo de 1974 . Por su parte Pedro León Rodríguez, conocido como el “cura rojo”, participó en procesos de lucha por la vivienda en Corinto, estuvo activo en los procesos de ocupación de tierra en Santa Elena y fundó el movimiento Unidad Popular que posteriormente se articuló a FRESAGRO luego, tras la formación del CRIC, convocó a los sacerdotes del Cauca a dar apoyo a la nueva organización. (1)

Otra vertiente de experiencias de lucha y organización que alimentó la creación del CRIC fue la lucha guámbiana por la liberación del Gran Chiman, en Silvia. En 1962 los Guámbianos fundaron el Sindicato Gremial Agrario de las Delicias, afiliado a la Federación Agraria Nacional luego, para acceder a un crédito agropecuario que les permitiera comprar la finca San Fernando, se trasformaron en la Cooperativa Agraria las Delicias. Desde la casa central de la finca empezaron un proceso de educación popular de los terrajeros del Chiman, poco a poco organizaron a la comunidad indígena e impulsaron la liberación de las tierras en Silvia . La experiencia de lucha por la tierra se expandió a Jámbalo y otros municipios del Cauca y, para 1970, conformaron el Sindicato de Trabajadores Agrícolas del Oriente Caucano cuya plataforma de lucha fue recuperar las tierras indígenas, respeto a las costumbres culturales, exigir el reconocimiento de sus autoridades, no al terraje y a toda forma de explotación del trabajo, participación política del movimiento, elevar el nivel social de las comunidades, ser escuchados por el gobierno nacional y respeto. (2).

Para los años 60 muchos cabildos del Cauca eran instituciones subordinadas a los intereses de terratenientes, políticos y la iglesia, de manera que, en ese momento, no existía un medio adecuado para adelantar la lucha por la tierra de los terrajeros. Era necesaria la construcción de una organización independiente a los cabildos para enfrentar el dominio terrateniente. La creación del CRIC en febrero de 1971 ofreció respuesta a esta necesidad de organización y lucha (3) .

Tanto las experiencias de organización de los indígenas Nasa articulados con el movimiento campesino en el norte, como el proceso de Guámbiano en Silvia en el oriente, desembocaron en la conformación del CRIC. Gustavo Mejía convocó a una reunión en San Fernando Silvia, con el fin de articular las experiencias de lucha, que hasta entonces se encontraban dispersas, en una nueva organización independiente de campesinos e indígenas, allí confluyó el Sindicato de Trabajadores Agrícolas del Oriente Caucano, las organizaciones indígenas y campesinas del Norte del Cauca aglutinadas en FRESAGRO y la ANUC, como autoridades de cabildo y comuneros de los resguardos de Tacueyó, Toribió, San Francisco y Jambaló. En la reunión Gustavó Mejia propuso el nombre del CRIC para la nueva organización y la asamblea acogió, como plataforma de lucha, los 7 puntos de la plataforma del sindicato. Por su parte los cabildos de Caldono, Pioya y Pueblo Nuevo se negaron a participar en una organización en la que confluían procesos campesinos . Después de esta reunión la tarea fue recorrer todos los territorios y resguardos indígenas del Cauca para convocar a la reunión fundacional de la nueva organización. (4)

La asamblea constituyente del CRIC se realizó en Toribio el 24 de febrero de 1971, en ella participaron más de 2000 indígenas, confluyeron los cabildos de Toribío, Tacueyó, San Francisco, Jambaló, Pitayó, Quichaya, Quizgó y Guambía, de igual forma existió acompañamiento de organizaciones campesinas. La asamblea estableció allí los cuatro puntos centrales de lucha que se mantienen vigentes desde entonces unidad, cultura, tierra y autonomía. Como plan de acción se estableció la exigencia de expropiación de las tierras que eran de los resguardos y entrega de los títulos a las comunidades, ampliación de los resguardos a través del INCORA, modificación y rechazó de la ley 89 de 1890 que trataba a los indígenas como menores de edad, participación de los indígenas en la modificación de las leyes, eliminación de la División de Asuntos Indígenas, no al terraje y creación del CRIC.

En la primera asamblea del CRIC se presentó un fuerte rechazo a la ley 89 pero, para el mismo año, se encontraron manuscritos dejados por Manuel Quintín Lame en un rancho al sur del Tolima, que fueron recogidos en el documento conocido como “En defensa de mi raza,” de él se llevaron 100 ejemplares a la segunda asamblea del CRIC, realizada en la Susana Tacueyó, el 6 de septiembre de 1971. La influencia de los manuscritos de Quintín hizo que la asamblea transformara su posición frente a la ley 89, ya que esta, pese a tener elementos racistas, sin embargo garantizaba el carácter inalienable de las tierras de los resguardos y reconocía la jurisdicción de las autoridades indígenas en sus territorios. De allí en adelante se introdujo, dentro de la plataforma de lucha del CRIC, “hacer conocer las leyes indígenas” y utilizarlas a favor del movimiento en lucha por la tierra .(5)




VÍDEO: La Resistencia del Maíz

La lucha por la tierra en la Hacienda la Emperatriz no solo trata las reivindicaciones materiales, ambientales y culturales de las comunidades indígenas sino que, además, esta tierra tiene un fuerte valor simbólico ya que en la Emperatriz se planeó y organizó la masacre de 20 indígenas nasa el 16 de diciembre de 1991, en lo que se conoce como la masacre del Nilo.

Días después de los acontecimientos de la masacre el Estado colombiano realizó un acuerdo por 15.600 hectáreas de tierra que hoy, 26 años después, no ha cumplido en su totalidad. Por su parte la Corte Interamericana de Derechos Humanos se pronunció en este caso y, para el año 2000, condenó al Estado por su responsabilidad directa en la masacre. La masacre del Nilo en 1991 partió en dos la historia del movimiento indígena del Cauca, ya que desde 1971 el movimiento venia con una dinámica constante de ocupaciones colectivas de tierra pero, después de la masacre, se detienen los procesos de recuperación. Es solo hasta el año 2005 cuando se retoman los esfuerzos por la recuperación y liberación de tierras. 

Teniendo viva la memoria de la masacre, el ciclo actual de lucha por la tierra inició con la liberación de la hacienda la Emperatriz, lo que constituye un reclamo por tierra, justicia y dignidad. Desde que inició el proceso la comunidad indígena a realizado diferentes acuerdos con el Estado, lo que implicó la salida de la comunidad de los predios a la espera de la realización de los acuerdos, pero el Estado nunca cumplió, por lo que desde comienzos de marzo de año 2015 retoman el proceso de liberación con la promesa de nunca más volver ha salir de la hacienda hasta que las tierras regresen a las comunidades indígenas.

El proceso de lucha a sido largo y difícil, con constantes intentos de desalojo, violencia desmedida por la fuerza publica que utiliza armas de fuego contra las comunidades y el asesinato de Lorenzo Largo el 29 de noviembre del 2007, y del joven Guillermo Pavi el 10 de abril del 2015, ambos asesinados por agentes del ESMAD. "La resistencia del maíz" recoge los acontecimientos vividos por las comunidades en el ultimo intento de desalojo realizado el 14 de octubre del 2016, en donde fueron destruidos los asentamientos y los cultivos de maíz de las comunidades, pero se registra también el proceso de lucha y resistencia, la reconstrucción de los asentamientos y la realización de nuevos cultivos de maíz que, además de presentarse como una alternativa a la crisis alimentaria para las comunidades, su cosecha es una victoria del movimiento indígena que continua haciendo uso y posesión de las tierras.

En estos momentos se espera la realización de nuevos procedimientos de desalojo contra la comunidad indígena asentada en la Emperatriz, por lo que se hace un llamado a centrar esfuerzos en la construcción de redes de solidaridad con el movimiento indígena nasa.


jueves, 23 de febrero de 2017

VÍDEO: Anarcosindicalismo en dos minutos

Un excelente cortometraje producido por la CNT (Confederación Nacional del Trabajo de la Península Ibérica) que expone de modo condensado y con toda gracia e ingenio los principios y prácticas básicas de la acción anarquista en el ámbito laboral. ¡En verdad vale la pena dedicar esos dos minutos para verlo!


VÍDEO: Participación y defensa del territorio Caso Samana San Carlos Antioquia

Comunidades definen NO permitir que mas mega proyectos afecten sus territorios, sus relaciones, su cultura, su tranquilidad, la diversidad biológica única que tienen, el agua, la vida. Un proceso creciente de defensa de la vida, el agua, el territorio la tranquilidad


LIBRO: Geopolítica del Despojo


Este libro es resultado de un trabajo de investigación y recopilación de diferentes fuentes durante alrededor de diez años, en los cuales, se buscó identificar las dinámicas del proceso de robo del territorio y conocimientos asociados a este.

El libro consta de cinco capítulos:

El primer capítulo evidencia la estructura del robo del agua y las semillas desde un análisis global de las instituciones encargadas de construir dichos planes, hasta las políticas locales que generan el robo del agua y las semillas, este capítulo tiene un aparte especial sobre el caso de las hidroeléctricas y el proceso de privatización del sistema de producción eléctrico en Colombia, acompañado de una infografía que resume los procesos de lucha y las problemáticas de las comunidades frente a dichos proyectos en casos específicos de América Latina.

El segundo capítulo muestra el conflicto de las comunidades locales frente a proyectos de infraestructura, explotación de recursos y proyectos de conservación dentro del contexto de guerra Latinoamericano, según el sistema de corredores biológicos. Este capítulo viene acompañado de cinco infografías para analizar la problemática por regiones (Pacifico, Orinoquia- Amazonia,Guajira- Sierra Nevada- Catatumbo, Putumayo y Buenaventura).

El tercer capítulo muestra casos particulares de la historia del robo de tierras en Colombia frente a proyectos extractivos,  en la región del Catatumbo con los Bari, en el Magdalena medio con los Yariguies, en los Llanos Orientales con Sikuanis, en el alto Putumayo con los Kamëntsá e Inga, en el Valle del Cauca y norte del Cauca con los afros y en el sur del Cesar con los campesinos.

El cuarto capítulo resume un análisis teórico de acumulación por despojo con casos históricos del conflicto armado en Colombia.

El quinto capítulo  hace un recuento del sistema de militarización en América Latina y Colombia, junto con un análisis de la estrategia militar para asegurar territorios a las empresas transnacionales.  Este capítulo viene con dos infografías, una sobre bases gringas en América Latina y otra sobre los batallones energético – viales que resguardan los proyectos minero energéticos, hidroeléctricas y oleoductos de Colombia.


En resumen, este libro plantea un análisis amplio de los procesos de robo de territorios, sus mecanismos de aseguramiento y legalización implementado a lo largo de la historia del conflicto, con lo cual la estrategia de pos conflicto se constituye en una manera de invisibilizar la realidad y asegurar el acceso de las transnacionales a nuevos territorios.

domingo, 19 de febrero de 2017

[Documental] IIRSA, La infraestructura de la devastacion

Actualmente nos encontramos frente al mayor re-ordenamiento territorial efectuado en el continente desde la invasión europea. El mapa político que conocemos de Sudamérica está siendo silenciosa y constantemente redibujado a nuestras espaldas. Mega obras de infraestructura se construyen en estos momentos en cada rincón de nuestra Abya Yala (Sudamérica): Carreteras, túneles, puertos, hidroeléctricas, hidrovías, con el fin de facilitar, intensificar, agilizar y encadenar la extracción de los bienes naturales, rediseñando la geografía del continente e imponiendo una territorialidad neoliberal total en función del saqueo capitalista.

La IIRSA (Iniciativa de Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana) no es simplemente una adecuación técnica-material, sino que constituye más bien una avanzada colonizadora jamás imaginada -en términos económicos, políticos y culturales- sobre todo el subcontinente.

El documental es resultado del trabajo común de individualidades y colectivos del norte semiárido de la región chilena, que desde la investigación, reflexión y debate del tema, -y siendo testigos de la desinformación casi absoluta que existe sobre todo en Chile al respecto- hemos venido generando acciones y estrategias para la visibilización, difusión y contrainformación del conflicto, buscando agitar desde una perspectiva anticapitalista y antiautoritaria para la resistencia de los pueblos, desde las ciudades, campos, mares contra la dominación y devastación de nuestra tierra, de la cual somos parte.

El documental se realizó durante el invierno de 2016 en el norte semiárido, a partir de la compilación y recuperación de imágenes, videos, y documentales amacenados en la red que nos tomamos la libertad de descargar, reutilizar y resignificar en este video-documental: IIRSA La Infraestrutura de la Devastación.